22 julio 2012

La Palabra del Domingo .- 22 de julio de 2012 | Eleuterio Fernández Guzmán



De Eleuterio Fernández Guzmán , por Eleuterio



Por la libertad de Asia Bibi y Youcef Nadarkhani.


…………………

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..


Mc 6, 30-34


Biblia


30 Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y lo que habían enseñado. 31 El, entonces, les dice: «Venid también vosotros aparte, a un lugar solitario, para descansar un poco.» Pues los que iban y venían eran muchos, y no les quedaba tiempo ni para comer. 32 Y se fueron en la barca, aparte, a un lugar solitario. 33 Pero les vieron marcharse y muchos cayeron en cuenta; y fueron allá corriendo, a pie, de todas las ciudades y llegaron antes que ellos. 34 Y al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos, pues estaban como ovejas que no tienen pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas.



COMENTARIO


La bondad y misericordia de Cristo


A Jesús lo seguían muchas personas porque muchos creían en lo que hacía y porque, sobre todo, les maravillaba lo que les decía y llevaba a sus corazones. Podríamos decir que estaban seguros de que seguirle era garantía de algo muy bueno.


Jesús, sin embargo, necesitaba enseñar a sus discípulos más allegados, a sus apóstoles, porque sabía que ellos serían los que continuarían, como cada cual pudiera, con la labor que el Padre le había indicado llevar a cabo y que consistía, en general, en predicar la conversión de los corazones y en establecer un reino de paz, de misericordia y de amor en un mundo donde no abundaba nada de eso o, en todo caso, en escasa medida.


Se apartaba de los grandes grupos porque era la única forma de poder transmitir cercanamente lo que quería y debía llevar al corazón de aquellos que, desde el principio, decidieron dejarlo todo para no tener donde recostar la cabeza pero hacerlo con el gozo de saberse en compañía del Maestro.


Leer más... »