31 agosto 2012

Monte de Gozo. Pórtico de la Gloria. Por amor a tu nombre | Nova Bella

De Nova Bella , por Nano Crespo



Santa Irene-Santiago de Compostela

Ultima Etapa


Salimos de Santa Irene a la hora de la oscuridad. Arriba, el cielo, estaba claro y estrellado. Dentro de mí, ancho. En la medida que íbamos bajando al valle entrábamos en la bruma. Vapores mágicos en los bosques de eucaliptos, en las últimas corredoiras, en las subidas y bajadas del camino. Camino, camino, camino, como tránsito gozoso hacia el pórtico de la gloria.


Se me seguía dilatando el corazón y las piernas me conducían imparables, como si nunca hubieran estado cansadas, con espíritu renovado. Camino de encuentro contigo, camino en tu presencia.


El monte del gozo estaba neblinoso y no vimos las torres de la catedral. Nos se veían, pero estaban allí. Imagen de la fe.


La entrada a Santiago no se me hizo nada pesada, tanto era el deseo, tanto me ardía el corazón.


Al ver la catedral, desde la vía sacra, por la plaza de Quintana, voy llorando. En silencio.


Todo es como un sueño: haber llegado, los rituales, el pórtico que anticipa la gloria que me tienes prometida en Cristo Jesús, la meta, tú el camino, la verdad y la vida.


Voy a la sacristía. No hay ningún problema para concelebrar. Gracias, Señor, por este inmenso don de darte, gracias unido a Cristo.


Antes hago una larga cola para abrazar a Santiago y en el abrazo pongo todo mi ser. Con devoción bajo a la cripta del sepulcro y allí te pido por mi misión de apóstol y evangelizador, por mi sacerdocio.


Me tienes en un silencio profundo.


A pesar de estar cansado por los kilómetros de hoy, de tener los pies cocidos dentro de las zapatillas con las que he andado, en la eucaristía me tienes profundamente recogido. Gracias.


Santiago me hace el regalo del evangelio: tan unido a mi vocación.


El muchacho le dijo, todo eso lo he cumplido. ¿qué me falta?.Jesús le contestó: Si quieres llegar hasta el final, vende lo que tienes, dáselo a los pobres – así tendrás un tesoro en el cielo- y luego vente conmigo”


Tu palabra par mi vida. La confirmación de la vocación. Una opción por los pobres. Es tu palabra al final del camino. Si quieres llegar al final vende lo que tienes, da el dinero a los pobres, y vente conmigo. Hazme disponibilidad total para ti. Quiero y elijo pobreza con Cristo pobre. Sea lo que sea, te doy las gracias.


Dame, Señor, tu fortaleza.

Indícame el camino que he de seguir.

Tú estás conmigo, eres compasivo y misericordioso. Me colmas de gracia y bendición y de ternura.

Tu gracia vale más que la vida.


Por la tarde estuve un rato de silencio en la capilla del Santísimo, en la catedral. Adorándote. En un agradecido trato de amor.

En la credencial me ponen el sello de Terminó su camino, en Santiago de Compostela.

En el cuaderno, pongo el sello de Santa María del camino, en Santiago de Compostela.


II

María Reina


A las siete y media de la mañana estoy en la catedral, silenciosa, solo dos o tres peregrinos madrugadores, que van llegando con sus mochilas.


Solo contigo en el Pórtico de la Gloria, dejándome acoger por ti.

Solo contigo, en la intimidad, en un prolongado rato de oración, tras la eucaristía.


En un buen rato de intimidad, solo, abrazando de nuevo a Santiago, apoyando en sus espaldas mi camino. Un instante de nuevo, en el sepulcro, cuando los canónigos entonaban el Hosanna y comenzaban el canon romano, en la capillita de la cripta.


Eres la delicia de mi corazón.


Te han explicado, hombre, lo que Dios quiere de ti: simplemente que respetes e derecho, que ames la misericordia y andes humilde con tu Dios.


Señor, Jesús, ten misericordia de mí.


Me pongo en tus manos. Sea lo que sea, te doy las gracias.


En la memoria litúrgica de María Reina del año Jubilar

Dos mil años de la Encarnación de Nuestro Señor Jesucristo.






© nano for Nova Bella, 2012. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us

Post tags: , ,


Feed enhanced by Better Feed from Ozh