18 octubre 2012

Mensaje en el Sínodo de la Nueva Evangelización de monseñor Lucas Ly Jingfeng, obispo de Fengengxiang (China) | Ecclesia Digital

De Ecclesia Digital , por Redactora



Reverendísimos y Excelentísimos Padres y Excelencias de la XIII Asamblea del Sínodo, les expreso mis congratulaciones porque pueden ustedes participar en el Sínodo y rendir homenaje al Sepulcro de San Pedro. Lamento profundamente que no puedan escuchar ninguna voz proveniente de la iglesia de China.


Deseando compartir al menos algunas palabras con ustedes y, sobre todo, con nuestro Papa Benedicto XVI, les envío hoy este breve mensaje. Quiero decir que nuestra Iglesia en China y en especial los laicos, han custodiado siempre la piedad, la fidelidad, la sinceridad y la devoción de los primeros cristianos, a pesar de haber soportado cincuenta años de persecuciones.


Deseo añadir que ruego a Dios Omnipotente, intensa y constantemente, para que nuestra piedad, fidelidad, sinceridad y devoción puedan rectificar la tibieza, la infidelidad y la secularización que han surgido en el exterior debido a una apertura y a una libertad sin frenos. En el Año de la Fe, en sus discusiones sinodales pueden ustedes indagar por qué nuestra fe en China se ha podido conservar indefectible hasta hoy. Es como ha dicho el gran filósofo chino Lao Tse. “Así como la calamidad genera la prosperidad, la debilidad esconde la calamidad”.


En las iglesias fuera de China muchos clérigos se han contagiado de la tibieza, la infidelidad y la secularización de los fieles. Por el contrario, en la iglesia china, los laicos son más píos que los religiosos. ¿No pueden quizás la piedad, la fidelidad, la sinceridad y la devoción de los cristianos laicos chinos sacudir a los religiosos en el exterior? Me han conmovido profundamente las palabras del Papa Benedicto XVI: “Como sabemos, en vastas zonas de la tierra la fe corre peligro de apagarse como una llama que ya no encuentra alimento. Estamos ante una profunda crisis de fe, ante una pérdida del sentido religioso, que constituye el mayor desafío para la Iglesia de hoy. Por lo tanto, la renovación de la fe debe ser la prioridad en el compromiso de toda la Iglesia en nuestros días”


(Discurso del Santo Padre Benedicto XVI a los participantes en la plenaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe, 27 de enero de 2012). Creo, de todos modos, que nuestra fe de cristianos chinos puede consolar al Papa. No hablaré de política, que es siempre transitoria.


+ Lucas LY


Share