07 mayo 2013

«La excelencia de Dios» | La Obra de la Iglesia. Año de la fe



La luz del Espíritu Santo, en la cercanía de Pentecostés, irrumpe con fuerza preparando al alma, alejándola de todo lo creado y poniendo en ella necesidad insaciable del eterno.

La luz de la Verdad, en la penetración del misterio de Dios y ante la distancia infinita que hay entre Él y la criatura, hace expresar a la Madre Trinidad: “¿Qué tiene que ver la criatura con el Creador?”, comprendiendo que Jesús en su humanidad es capaz de adorar a Dios como Él infinitamente necesita del hombre. [...]